Tengamos miedo al virus pero no a los mercados.

Tengamos miedo al virus pero no a los mercados.

 

La experiencia nos ha enseñado que, cuando se produce una crisis global, la frase más repetida es siempre la misma: “Esta vez es diferente’’. Y aunque muchos inversores, contagiados por el miedo, creen que la crisis del coronavirus va a ser diferente en esta ocasión a las anteriores (petróleo, tecnológicas, 11S, Lehman Brothers, deuda soberana…), están actuando, paradójicamente, de la misma manera: deshaciendo sus posiciones y vendiendo en pleno descalabro de los mercados. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Esta vez las consecuencias de la crisis en los mercados a medio y largo plazo tampoco van a ser diferentes a las anteriores y, por tanto, todos aquellos que opten por vender verán cómo su patrimonio sufre, mientras que los pocos que compren acabarán obteniendo la recompensa de haber aprovechado unos precios de saldo.

Este comportamiento equivocado de muchos inversores va a provocar una enorme transferencia de riqueza de muchos bolsillos a unos pocos, tal como sucedió en crisis anteriores. De ahí que los gestores de fondos de inversión insistamos en que, en estos momentos, es más necesario que nunca i) mantener la calma y no deshacer posiciones, y a aquellos que les quede algo de liquidez, invertir los ahorros de forma periódica, cada 30 días durante los tres o cuatro próximos meses, y siempre con la vista puesta en el medio y largo plazo, y ii) diversificar nuestras inversiones, no limitándolas a un sólo país, un sólo sector o un sólo producto.

Todas las crisis producen reacciones de pánico, y más ésta que afecta a nuestra salud. Tras los atentados terroristas del 11S, nos dijeron que el miedo no nos permitiría volver a volar en avión. Y no fue así, como todos sabemos. Ahora los gurús del pesimismo nos dicen que lo mismo no podremos volver a la oficina, que desaparecerán muchas tiendas físicas y que apenas haremos viajes al extranjero… Mi visión es mucho más optimista y realista, y creo que pronto recuperaremos la normalidad. Algunos sectores sufrirán más que otros y aparecerán nuevos players con ideas diferentes, pero no tengo dudas de que la economía mundial volverá a crecer con el vigor que lo hacía antes de la pandemia.

 

Anticuerpos

Hay que tener miedo (o respeto) al virus, pero no a los mercados financieros. De hecho, los mercados, como el cuerpo humano, ya están generado sus propios anticuerpos para que, tarde o temprano, todo vuelva a su sitio. La situación de tipos bajos o prácticamente nulos está permitiendo a las empresas obtener una financiación muy barata para salir antes de la crisis; la ‘bazuca’ de los bancos centrales y la batería de medidas de los gobiernos ayudarán a la recuperación de familias y empresas; el bajo precio de las materias primas facilitará la recuperación del crecimiento de muchas economías… y China comienza ya a dar signos de una rápida mejora de su actividad productiva.

Todos estos factores, y algunos otros más, permitirán la recuperación de los mercados en el medio y largo plazo. ¿Alguien duda de que esta pandemia acabará tarde o temprano? Podrá durar uno o varios meses, pero saldremos de ella más pronto que tarde. ¿Qué pasará entonces con los mercados financieros? Que la cotización de las empresas, aunque habrá sectores que resulten más perjudicados que otros, volverá a su valor real, y que el rebote al alza será espectacular. Los números, en ocasiones, nos inducen a la confusión: si, por ejemplo, la caída de precios en las Bolsas acaba en un 50%, volver a la situación inicial significará un alza del 100% ¿Qué preferimos? ¿Consolidar una pérdida patrimonial del 50% o aprovechar un alza del 100%?

A los ahorradores que tienen dudas sobre qué hacer con su dinero en un momento de shock como el actual, les recomiendo echar un vistazo a un gráfico del índice MSCI World Index, que recoge la evolución de las 1.600 empresas más importantes del mundo, que refleja que el progreso del planeta ha sido imparable desde los años 1930, a pesar de las crisis puntuales. Y esta vez tampoco será diferente.

 

Carlos Tusquets Trias de Bes

Presidente ejecutivo de Trea AM

 

 

Expansión

Nuestros fondos

Deja un comentario